La obra

La comedia

 

El veraneo se encuentra entre las actividades sociales irrenunciables de las familias de Livorno y los preparativos de última hora resultan vertiginosos, ya que nadie quiere quedarse a pasar los calores estivales en la ciudad; el destino soñado son las apacibles villas de la Toscana y, como no, todo el ocio y las diversiones que el campo ofrece. ¡La vida no se entiende sin esta temporada de indolencia y descanso!

 

Pero la rivalidad y los celos encienden los ánimos durante los días previos a la partida, y aunque la cortesía reina entre las familias burguesas de la ciudad, una enloquecida competencia hará saltar todo por los aires. Leonardo y su hermana pese a estar endeudados hasta las cejas y contar con muy pocos recursos no se van a resignar a quedarse sin vacaciones y, sobre todo, teniendo en cuenta que la familia de su vecino Filippo, y su bella hija Giacinta, lo tienen todo a punto para partir hacia un verano de ensueño.

 

Y el mecanismo de la comedia triunfa de la mano del maestro Goldoni: dos galanes

enamorados de la misma mujer, dos damas que rivalizan por estar a la moda, criados que no

salen de su asombro, pero enredan al servicio de sus amos, padres que no entienden nada y

amigos gorrones que completan el cuadro de personajes de esta divertida y elegante comedia.

 

El argumento

 

Mientras en la casa se prepara la salida hacia Montenero (Toscana) para iniciar el tan ansiado veraneo, Leonardo comienza a darse cuenta de que sus posibilidades económicas no le van a permitir cumplir con los planes trazados. Su hermana Vittoria, entretanto, no solo ha continuado gastando en preparativos, sino que se ha encargado un vestido a la última moda para ser la envidia de sus amigas en las reuniones sociales estivales.

            Pero todo comienza a complicarse cuando comienzan a llegar noticias de la casa de su vecino Filippo, hombre desahogado económicamente y padre de su amada Giacinta, que parece que ha decidido favorecer a otro pretendiente: su rival Guglielmo permitiendo, incluso, que viaje junto a ellos. Y por si fuera poco la llama de la competencia prende los ánimos sin control cuando Vittoria se entera de que Giacinta ha encargado un vestido como el suyo y se muere de rabia y de envidia.

            Dos familias desatadas en una competición de apariencias se encontrarán inmersas en un buen número de situaciones cómicas que conseguirán que el espectador disfrute de una gran comedia al tiempo que reflexiona sobre algunos de los valores de entonces que, todavía hoy, condicionan nuestro comportamiento como ciudadanos.

 

Carlo Goldoni

 

Destinado a seguir los pasos de su padre, el dramaturgo italiano contraviene su destino dedicándose a estudiar derecho en Padua mientras alimentaba su verdadera vocación que le llevaría a Milán, al poco de licenciarse, para dedicarse a algo que en su entorno parecía una locura: escribir teatro.

 

Tras varios intentos fallidos en la escena, se convence de que su futuro se encuentra lejos de los géneros dramáticos y apuesta decididamente por la comedia, a la que dedicará su vida entera convirtiéndose en poco tiempo en el reformador más importante del teatro italiano, marcando el final de la comedia improvisada y un camino hacia un teatro ilustrado efectivo, lleno de ideas humanistas y crítica social, e impregnado de la filosofía europea del momento.

 

Su bandera, podríamos decir, es la recuperación de la dignidad literaria del texto y en una evolución del concepto de personaje basada en una mayor profundización psicológica basada en la observación de la realidad. Algo que ahora podríamos definir desde lo interpretativo como el paso de la farsa a la comedia. Es a mediados del siglo XVIII cuando su obra comienza a impactar sobre el panorama escénico y literario; sus obras comienzan a trascender las fronteras de Italia ganando adeptos dentro y fuera de sus fronteras.

 

            Su relevancia comienza a generar rápidamente enemigos de toda suerte; por un lado, entre los cómicos, reacios a abandonar sus tradiciones, y por el otro algunos dramaturgos importantes como Pietro Chiari o Carlo Gozzi que motivan que Goldoni acepte la oferta de marcharse a Francia a dirigir la Comeédie italienne, donde, a pesar de sus continuos enfrentamientos con los cómicos del arte, permanece durante años.

 

            Entre sus obras más conocidas podemos citar Il servitore di due padroni (Arlequín servidor de dos amos), La locandiera (La posadera), La serva amorosa (La criada amorosa), La familia delll’antiquario (La familia del anticuario) o la que presentamos ahora: la primera de las obras que conforman la Trilogia della villeggiatura (La trilogía del veraneo).

 

            Tras años en París nunca llega a cumplir su deseo de regresar a Italia, ya que el rey Luis XV le retiene en la corte con varios encargos escénicos y alguno más prosaico como enseñar italiano a sus hijas. El dramaturgo, ya resignado a vivir en la capital francesa cobra una pensión real y se dedica a escribir sus últimas obras y sus memorias en francés. La muerte le sorprende cuando la revolución francesa decide devolverle la pensión que le había quitado uno meses antes por provenir del rey depuesto.

 

 

Espectaculo recomendado por:

Distribución

Delfina Braun
663 750 447

 

Web actualizada 17/11/2023

 

 

 

 

 

 

Versión para imprimir | Mapa del sitio

© Noviembre Compañía de Teatro